El fútbol de Costa Rica no está pasando por su mejor momento, eso es un hecho innegable.

Desde sus estructuras más altas, la propia Federación de Fútbol salió de un proceso electoral en Agosto del 2019 muy movidas, donde no se permitió revisar los informes y salió reelegido el Sr. Rodolfo Villalobos. Aunque en estos días ha salido una resolución del Registro Nacional anulando y suspendiendo todo lo actuado y se solicita nuevas medidas. Sin duda alguna, en fechas próximas puede haber cambios significativos e incluso nuevas elecciones transparentes.

En otro ámbito, las competiciones no son la más adecuadas para la formación de jugadores. La mayoría de equipos cambian de Director Técnico con mucha asiduidad, lo que hace que no haya un proyecto a medio largo plazo y que puedan emerger jugadores de una base maltratada por las medidas del primer equipo y de un sistema de formación erróneo.

El cambio tan continuo de Director Técnico y, el que sean esos mismos los que se vayan de un club a otro, hace que la inestabilidad exista y no se crezca, cayendo en un “círculo cerrado” cada vez más selecto y acaparado por una minoría de técnicos.

Se puede estar de acuerdo, o no, en el sistema competición de la Liga Promérica, jugando en una temporada 4 veces con el mismo rival y siendo 12 el número de participantes. Particularmente creo que una liga de 14 equipos donde desciendan 2 equipos en lugar de 1 puede promover más la competitividad a la Liga Gatorade, la 2ª División en Costa Rica, y así fomentar la competitividad en una segunda liga y también en la Liga Promérica.

La falta de identidad y proyecto deportivo es el principal problema de la mayoría de los clubes de Costa Rica, junto con la Metodología. Proyectos inmediatos, basados en resultados en lugar de trabajo desde la base, donde está la materia prima es lo que hace que fracase todo el mecanismo futbolístico.

Tampoco el sistema que existe en el fútbol base es el más propicio para que los clubes se nutran de ellos y aumente la competitividad. La Federación ha implantado varios sistemas pero ninguno de ellos ha llegado a buen término, fracasando en su empeño.

El Proyecto que surja debe ser INTEGRAL, en mayúsculas, en el que beneficio del fútbol sea uno de los principales objetivos: clubes, futbolistas, técnicos, ….., sin olvidar a la sociedad, principal motor de todo este proceso, partiendo de la base que el fútbol es un medio y no necesariamente un fin, en un slogan muy conocido: PRIMERO PERSONAS, LUEGO DEPORTISTAS.

Sin duda alguna, la reestructuración que se presenta a continuación debe entenderse tanto para el fútbol masculino como para el fútbol femenino, ya que de otra forma no se entendería tal proceso.

Un Proyecto y una Reestructuración sin valores carece de sentido, estaría falto de contenido y de sustancia, por eso el fútbol debe ser ese canal para construir una sociedad saludable.

Debe hacerse énfasis a los valores (claramente identificables) que se pueden promover a través del fútbol y como ello contribuye a la construcción de una sociedad saludable, en todo su esplendor. Por este motivo, este proyecto y reestructuración debe contar con personal cualificado para llevar a cabo la transmisión de esos valores: sociológicos, psicólogos, educadores sociales, ….., que formen a los técnicos deportivos en esos principios, en lo que podemos denominar: Programa de Formador de Formadores, en un aprendizaje continuo.

Por tanto, una reestructuración se hace necesaria y casi obligada, y ésta debería venir en una doble vertiente:

  • La primera, en la remodelación del sistema de ligas en las diferentes categorías, sobretodo sub 19, sub 17 y sub 15, para aumentar la competitividad y el éxito de la Selección, buscando jugadores potencialmente válidos para que en su evolución puedan ser jugadores de la selección absoluta.
  • La segunda, en el modelo que debe existir y la infraestructura existente que la Federación de Costa Rica debe asumir para que todo lo anterior se rentabilice de forma positiva.

Lo que prima, actualmente, en el fútbol moderno es la inteligencia del jugador, que aprenda y desarrolle desde edades tempranas a interpretar el juego y la toma de decisiones, pilar fundamental para que el jugador pueda desarrollar con éxito este deporte, y siempre enfocada al rendimiento con ACTITUD GANADORA.

Lo verdaderamente importante es que desde la Sub-15, los jugadores tengan una cultura de entrenamiento, una cultura de juego. Cultura expresada en una forma de entender el Fútbol, es decir, un SELLO DE IDENTIDAD.

1.-REMODELACIÓN SISTEMA COMPETICIÓN

Este punto es el primero y fundamental para lograr los objetivos con las Selecciones Menores.

Se hace fundamental tener unas ligas muy competitivas, en el cual se puedan ver todos los jugadores del país, al igual que en España, y así tener control sobre ellos.

De aquí la importancia de tener un contacto directo con todos los Clubes de Costa Rica, a través de un sistema de red ligados a la Secretaría Técnica del Director Técnico de Selecciones Menores para que exista un feedback continuo.

La geografía de Costa Rica es especial para distribuir los grupos entre las 7 provincias, ya que hay provincias como Puntarenas y Limón que ocupan casi todo el litoral de norte a sur del país.

Para dar solución a este hándicap, se hace la propuesta de dividir al país en 2 zonas bien diferenciadas para realizar el proyecto de reestructuración, y sería la siguiente:

El Sistema de Competición sería el siguiente para las 3 categorías (Sub 15, Sub 17 y Sub 19), siendo ésta la competición de alto rendimiento o la máxima categoría:

Por debajo de éstas estarían las máximas categorías provinciales, un total de 7, pudiendo haber distintas categorías en función del número de equipos que existan en cada provincia, de esta forma podrían existir la 1ª Provincial, 2ª Provincial, 3ª Provincial, …., con su sistema de ascensos y descensos y que le daría competitividad a los equipos y sería un vivero para los equipos de División de Honor.

Respecto a la División de Honor, para que la competición sea atractiva y de máximo rendimiento, hay que seguir unas pautas como son:

  • Los 2 grupos de División de Honor estarían compuesto por un total de 16 equipos cada uno.
  • El sistema de descensos serían:
    • Los 3 últimos de cada Grupo descenderían a la 1ª Provincial, así como el peor 4 clasificado de ambos, para crear un total de 7 descensos.
    • El sistema de ascenso a la División de Honor sería el campeón de cada Provincia, dando así igualdad de oportunidades a todas las Provincias.
  • Habría 2 fases finales:
    • Al término de la primera vuelta, los 4 equipos mejores clasificados jugarían una fase final en una misma sede: cuartos de final, semifinal y final, denominándose COPA FEDERACIÓN, y cuya sede debe ser el Complejo Deportivo FEDEFUTBOL.
    • Al término liguero se clasificarán los campeones de cada grupo, jugándose una FINAL en el Complejo Deportivo FEDEFÚTBOL y así dilucidar el campeón de Costa Rica de la categoría.

Para realizar esta remodelación-reestructuración se puede contar con el Programa Forward de la FIFA, al igual que ha hecho Japón para fomentar y consolidar su fútbol juvenil y así ser un vivero para los equipos de élite de Costa Rica y, como no, para la Selección Absoluta, Olímpica y Sub-21.

Programa Forward de la FIFA (Japón)

Es fundamental que exista una estrecha relación y colaboración entre la Federación y los Clubes implicados, ya que se hace fundamental la retroalimentación continua entre ambos estamentos.

También es importante realizar un Convenio de Colaboración con todos los clubes de División de Honor de todas las categorías para que graben todos sus encuentros y pasen el Director Técnico de las Selecciones Menores el video del partido, para así tener una base de datos videográfica extensa para hacer seguimiento de jugadores y ver partidos in-situ del Director Técnico de Selecciones de dichos jugadores potenciales.

La buena conexión entre Federación-Director Técnico Sel. Menores-Clubes-Entrenadores equipos es la CLAVE de todo el proceso

2.-PROPUESTA SELECCIONES MENORES

Visto todo lo anterior del punto 1, clave en todo este proceso para el éxito de las Selecciones Menores, ahora se hace necesario cómo se va a enfocar todo lo anterior para sacar el máximo provecho competicional a dichas categorías de las Selecciones Menores.

La primera cuestión es saber el sistema de juego del Seleccionador de la Absoluta, ya que se debe de marcar una línea de identidad en el modelo de todas las categorías, para que sean similares y tener una sintonía clara y concisa.

Sería muy importante que el Director Técnico de las Selecciones Menores fuera uno de los ayudantes del primer entrenador de la Absoluta, para que así se pueda consagrar una misma línea de trabajo y realizar un Manual/Dossier para los seleccionadores Sub 15, Sub 17, ya que la Sub-19 y Sub-21 serían a cargo del Director Técnico de Selecciones Menores.

Los seleccionadores de la Sub 17 y Sub 15, bajo mi punto de vista, deberían ser entrenadores de Costa Rica lo que haría dar un salto de calidad en las propuestas futbolísticas y de pertenencia a los jugadores y los propios técnicos. Todo este proceso debe de ir creciendo en un aumento en las competencias de personas técnicas del país para un mejor desarrollo del jugador y en la toma de decisiones de los mismos.

Las captaciones con el planteamiento desarrolladas en el punto 1 facilitará mucho la selección de jugadores potenciales, con una amplia base de datos y que nos permitirá EVALUAR y realizar MEDIDAS CORRECTORAS oportunas.

Las Selecciones de Costa Rica deben de tener un sello de identidad propio y conocido.

Igual de importante es hacer concentraciones de las selecciones en el Complejo Deportivo FUDEFÚTBOL cada cierto tiempo, para que los jugadores se vayan conociendo entre sí y se vaya creando y trabajando la Cohesión Grupal y el sentimiento de pertenencia y se vaya formando en ellos la idea de Modelo de Juego y, a la vez, formándolos con cursos como pueden ser, por ejemplo, el uso de las redes sociales y otros cursos de formación que los enriquezcan como jugadores y como personas y hacer un énfasis especial en los valores que la propia Federación expone en su web: Honestidad, Respeto, Compromiso, Credibilidad, Orgullo, Pasión,…, y que desde mi rama como Sociólogo del deporte  se puede aumentar y explotar de forma positiva.

La población de Costa Rica no debe ser una excusa para decir que no hay jugadores potenciales desde la base, ya que países como Uruguay, Croacia, Eslovenia, Albania, Irlanda, entre otras, son países con menor población que Costa Rica y, sin embargo, tienen equipos competitivos en las categorías que nos atañe.

Todo pasa por un buen Proyecto consensuado con los clubes y que deba de servir a la Federación para explotar el potencial de las competiciones y, a partir de aquí, con una buena gestión por parte de la Dirección Técnica hacer grandes cosas en campeonatos internacionales.

La forma de trabajar con los jugadores seleccionables debe ser multidisciplinar, es decir, tocar todos los aspectos que le hagan crecer como jugadores y como personas, a través del ámbito: social, psicológico, alimenticio, formación, etc..

Hay que cambiar la mentalidad de la población y los jugadores en general e ir encaminado a que Costa Rica sea una potencia a  nivel internacional y que sea un referente.

Todo debe ir con una Metodología y una escrupulosidad exquisita para no cometer errores en el proceso.

Una herramienta fundamental para el desarrollo del trabajo es la utilización de sistemas de Scouting que nos facilite y de resultados de rendimientos de jugadores y podamos analizar rivales.

Estar en una Plataforma de esta índole, como Wyscout, InStat Scout, entre otras, servirá de gran operatividad no sólo para el Director Técnico de las Selecciones Menores, sino para el propio Director Técnico de la Selección Mayor, ya que es mucha la información que se puede recopilar de este tipo de plataformas.

Todo este proceso de las Selecciones Menores debe llevar un Calendario tanto a Corto, Medio y Largo Plazo.

A Corto Plazo hay que asimilar los próximos torneos para sacar el máximo beneficio de resultados posible mientras se trabaja en todo el proceso del punto 1.

A Medio Plazo es ir adaptando jugadores de la Sub 19 y Sub 21 a la Selección Mayor, una vez que el Proyecto va dando sus frutos.

A Largo Plazo es conseguir una misma línea de juego de todas las Selecciones Menores y Absoluta y que el trasvase de jugadores sea menos traumático que con sistemas diferentes.

Una vez visto toda la reestructuración y proceso, muchos se preguntarán la sostenibilidad del mismo. Lo importante es el CONVENCIMIENTO DE LA NECESIDAD DE IMPLEMENTARLO.

Una vez se haya llegado a tal convencimiento, la sostenibilidad debe venir por parte de todas las entidades y, sobretodo, voluntad política y establecer un fondo donde patrocinadores, padrinos y amantes del futbol y de la sociedad tengan integración en el mismo.

También debe contar con la Federación y el aval de los clubes o ligas afiliadas a la federación, y destinar un porcentaje de todos los premios que reciban las selecciones nacionales y clubes, siempre que estos compitan en torneos de la CONCACAF y FIFA; establecer un porcentaje de todas las transferencias nacionales e internacionales que se realicen por parte de jugadores, entrenadores, …., que estén dentro del futbol nacional y que se estarían beneficiando de tal proyecto; un porcentaje de las taquillas de todos los juegos de los torneos nacionales e internacionales; una tarjeta de apoyo al fútbol, la cual sería emitida por la Federación a todo el que esté dispuesto a colaborar anualmente y a cambio de ello, obtener precios preferenciales en eventos de fútbol, comercios y patrocinios de fútbol.