El Coronavirus (COVIP-19) ha supuesto a nivel mundial un cambio de hábitos radical en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

En el caso que nos centra, que es el fútbol, ya sea profesional, amateur y/o fútbol base, ya que cada uno de ellos tienen unas características diferentes movidos por el interés económico y la masa social que ello acarrea, sin ser importante cada uno de ellos en la cierta medida que uno lleva a lo otro, una cadena que siga hasta la cúspide.

En este artículo voy a centrarme más en el fútbol profesional por ser el que más importancia está cogiendo en el momento actual.

El modelo de entrenamiento varían considerablemente, los clubes adaptan sus entrenamientos a que los hábitos no se desmoronen en su totalidad, aunque no es, ni por asomo, la realidad existente en cada entreno es una maniobra orquestal dirigida por un director de orquesta (entrenador/director técnico).

En función de las capacidades de cada club, ponen a disposición de sus jugadores medios para que la adaptación o readaptación sea lo menor traumáticamente posible. Unos clubes añaden material individualizado a sus domicilios para que tener un entrenamiento común y así no perder esos horarios y hábitos alimenticios que no superen su peso corporal durante esta pandemia.

Ahora está todo en suspense hasta que no se controle esta pandemia, pero aun así hay países, que están siendo benévolos con ellos, en el que se les permite jugar partidos a puerta cerrada o a puertas abiertas, con miles de personas expensas a contagios.

Por encima del fútbol están los intereses económicos, patrocinios, marcas,………, y algunos aprovechan que sea la única liga con espectadores para que aumente su popularidad a expensas de sacrificar vidas humanas.

A nivel sociológico, ¿cómo afecta esta cuarenta a las relaciones con sus compañeros, staff técnico, miembros del club, junta directiva, aficionados,…, y cuando aún más, no se sabe la fecha de finalización de la misma y si será idéntica en todos los países, cosa que es improbable en función de la fecha de entrada del COVID-19?

El nivel psicológico y sociológico debe ir casi unidos de la mano, porque los cambios de ánimo no solo afectan a la persona sino al resto de compañeros y compañeras que están alrededor de ellos en estos momentos tan especiales y familiares en general.

Una persona de alto rendimiento, acostumbrada a unos altos ritmos de preparación física y unos hábitos de alimentación estrictos y diarios y cambia de forma repentina a realizarlo en su domicilio, con lo cual el ritmo de entrenamiento disminuye y el objetivo ya no es mantenerse sino no perder parte de esa forma física existente y estructurada durante la temporada.

Todo esto hace que se produzca un cambio en el cuerpo, a nivel de neurotransmisores, hormonas, que llevan al tan indeseado cambio anímico, que deberá adecuarse con la ayuda de los miembros del club que lleven ese plan específico.

El tópico ahora es que el deportista es una persona saludable y que durante lo que dure la cuarentena debe de mantener esa vida saludable, lo que no le será de mucho esfuerzo si está habituado a realizarlo; importante es por tanto.: cuidar los horarios de descanso, sueño, alimentación, aseo, actividad, plan de entrenamiento en casa, en definitiva, todo esto y además y no menos importante, sentirse bien y hacer cosas que le motiven.

La sociedad trata a los grandes jugadores como héroes y ahora les piden un gesto de solidaridad que respondan a esta pandemia con acciones directas; muchos de ellos ya lo están haciendo y los clubes igual, como parte en deuda por todo lo recibido por esta sociedad.

En España, cada club a su nivel aporta su granito de arena, al igual que muchos del resto del mundo, reduciéndose un 70% de su sueldo para que no se repercutan el ERTE a aquellos trabajadores menos beneficiados económicamente del club. Otros, hacen donaciones para luchar contra el coronavirus.

El fútbol no es un deporte individual sino de equipo/grupo, aunque actualmente hay muchos jugadores egocéntricos en equipos no profesionales y semiprofesionales que por ese motivo no triunfan en el fútbol profesional. Hay una frase mítica de Michael Jordan que dice: “El Talento gana partidos, pero el Trabajo en Equipo y la Inteligencia ganan Campeonatos”, esa es la clave de todo este proceso y tendremos que generar una regeneración o minipretemporada después de todo este confinamiento, por eso, empezar a competir es contraproducente para el estado de salud de los jugadores, provocándose lesiones psicosomáticas y pos-traumáticas por la gran avalancha de partidos que se prevén.

Otro problema añadido que tenemos son los contratos que acaban el 30 de junio, aunque se ha hablado mucho sobre el tema pero sin nada concreto, incluso en superar ese límite para terminar las competiciones y retrasar el inicio de la nueva liga para cuadrar vacaciones, previa a un año 2021 con unas Olimpiadas y un Campeonato de Europa de Selecciones, que harán masificar las jornadas ligueras y las competiciones internacionales. El caso de jugadores firmados se podrían solucionar pero aquellos jugadores cedidos que se nieguen, habría un gran problema con ellos. Hay cosas que están en el aire y es inevitable hacer conjeturas, solo propuestas y hablar en voz alta, porque día a día salen noticias nuevas al respecto.

La misma FIFA ultima una solución que pasa por alargar los contratos hasta la conclusión de las ligas y por adecuar las ventanas de fichajes. Pero aquí tenemos un gran problema y agravio y es el siguiente, en no todos los países del mundo, las ventanas se producen en el mismo periodo de tiempo: Europa, Asia, Oriente Medio, América, son completamente diferentes y con sistemas de competición que varían mucho de la Europea, aunque sea esta la fijación por su nivel inmensamente económico que maneja, con márgenes multimillonarios si no se llega a una normalidad y una finalidad de las competiciones.

Lo que no es de recibo es que el máximo organismos mundial del fútbol, la FIFA permita a países como NICARAGUA Y BIELORRUSIA, Federaciones Asociadas a ella, permitan jugando partidos de fútbol. Nicaragua a puerta cerrada y en Bielorrusia a corazón abierto, habiendo víctimas por el COVIP-19.

Palabras como las del Presidente de Bielorrusia dice mucho de su irresponsabilidad como mandatario de un país:“Los campos curan a todo el mundo

El presidente bielorruso, Aleksandr Lukashenko, sostiene que el país no necesita tomar ninguna gran medida para contrarrestar la propagación del virus, a pesar de que ya hay más de 100 personas contagiadas. “Estas cosas pasan. Lo más importante es no entrar en pánico”, afirmó el mandatario para añadir que “la gente trabaja en tractores” y que “nadie habla del virus”. “En los pueblos, el tractor cura a todo el mundo. Los campos curan a todo el mundo”, ha apuntado Lukaskenko. “Alcohol, sauna y deporte de hielo”, son los remedios mágicos del presidente de Bielorrusia para luchar contra el virus.

Deportes de hielo, y también fútbol. Y es que la Vysheyshaya Liga —como se conoce a la primera división de fútbol de Bielorrusia— se sigue disputando con total normalidad, con presencia de aficionados en las gradas.

En Nicaragua, a puerta cerrada

Aunque Nicaragua tiene menos de 10 casos de coronavirus confirmados, y el Gobierno no ha tomado medidas preventivas como lo han hecho la mayoría de los países, la liga nacional ha decidido que su principal campeonato (Liga Primera) continúe sin la presencia de público.

El Juventus Managua lidera el campeonato, pero su delantero paraguayo Fernando Insaurralde ha decidido rescindir su contrato con el club ante la amenaza del coronavirus, según informa el diario ABC Color de Asunción. En Nicaragua «hay pocos casos confirmados, pero sé de muchas personas que están con problemas y también me consta que el Gobierno está ocultando información. El 20 por ciento de la gente está quedándose en su casa, pero para la mayoría la vida sigue igual, anda por la calle sin importar el horario. Todo normal», ha dicho Insaurralde.

Por su parte, el diario El Español recoge unas declaraciones de Pablo Gállego, delantero oscense de 26 años que juega en el Managua Fútbol Club, asegurando que «en Nicaragua si te confinas, mueres de hambre«. «La gente vive del día a día ya que hay muchos puestos de trabajo independientes. Si dejas de trabajar, dejas de facturar», ha señalado el único jugador español que milita en la liga nicaragüense, adonde llegó en 2018 tras haber jugado en países como Grecia y Albania.

Estamos en un momento globalizado en el que los sistemas políticos están por encima de todo cuando se está hablando de salud pública de los conciudadanos y la FIFA como máximo organismo debería de oficio anular cualquier tipo de evento de este tipo hasta nueva orden consensuada.

Lo que sí está bien claro es que la FIFA tendrá que poner en marcha una serie de medidas económicas reales para realzar el nuevo fútbol y, no desde el alto rendimiento, sino desde las bases, que es la más tocada y mermada que se va a quedar después de toda esta pandemia.

Este artículo que sigue a continuación, aunque con mis dudas, por quien será llevado a cabo, ya que sabemos que en ciertos países, los fondos se transfieren a fondos perdidos, me parece interesante:

Os dejo algún enlace para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones, aunque yo sea un poco iluso en cómo se repartirán estas partidas:

Después de pasar todo esto, las cosas van a dar un cambio muy brusco a todos los niveles: personales, interpersonales, profesionales, deportivos…., y que hay que recomponer el fútbol desde las bases con pilares sólidos y de crecimiento reales.

Justo antes de cerrar este artículo me ha llegado a través de un periódico de prensa deportiva española de que en China ya tienen la vacuna efectiva y probada en humanos, como hay tantos bulos, no sé si será cierta, pero la comparto por si esto llega a su fin, que es lo que todos esperamos y deseamos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *