En algunas de mis ponencias sobre este tema, en el cual siempre se intenta que compartan espacio padres/madres/tutores con jugadores y jugadoras, el debate y las sonrisas con miradas cómplices o menos cómplices de hijos a padres hacen denotar que se identificaban con algunos de los tipos de conductas que se producían por parte de sus tutores.

A quién no le suena este texto:

“Me siento triste cuando mi padre me regaña después del partido. Me dice que no he jugado con intensidad, que así no seré nunca un jugador de Primera División, que fallo en los pases porque me falta concentración. Y mi madre le apoya. Dice que juego como si no me importara ganar. También me echan en cara que se gasten dinero en mí y que me dedican muchas horas llevándome y recogiéndome del fútbol. A mí me gusta jugar al fútbol, me gusta aprender cosas nuevas, dar un pase de gol, estar con amigos, ganar, pero tampoco me importa mucho perder, porque eso es lo que nos dice el míster. Pero últimamente ya no disfruto, vengo a jugar los fines de semana nervioso, pensando que si no le gusto a mi padre, lo oiré gritar desde la banda, me dirá que me mueva, que espabile, y a veces me siento tan nervioso que no sé ni por dónde va el balón. Si vale la pena seguir viniendo cuando ya no disfruto. Pero si decido no jugar más, también les voy a decepcionar”. 

Fdo. Cualquier niñ@

Quizás con esa reflexión haya acabado este artículo, pero desgraciadamente, hay muchos tipos de tutores y, no todos son iguales, cada uno referencia un tipo de actitud y siempre no tiene porque ser negativa, hay acciones positivas en este tipo de relaciones, aunque menos, ya que la frustración del padre de no llegar en su momento a jugar en la élite hace que su pupilo haga lo que él no pudo hacer y mal aconsejarlo en lo que él cree que falló en su etapa anterior, en un deporte donde triunfa un porcentaje muy ínfimo de los practicantes a este deporte.

En muchas de las ocasiones provocan, inconscientemente, problemas de relación entre compañeros, y en otros casos los afianzan, aunque esta son las menos, porque el jugador suele caer en las “garras” del tutor y ver que no puede fallar, en un claro error de educación deportiva. El fútbol es una escuela y, por tanto, tiene la misma estructura que cualquier colegio o instituto. No imagino a un tutor diciéndole a su hijo cómo debe comportarse en clase de matemáticas o geografía, y mucho menos, corrigiendo al profesor en sus clases, sería algo impensable y hasta penado.

La clave de todo este proceso es la siguiente:

-ACOMPÁÑALES A JUGAR, NO LE OBLIGUES A GANAR.

Hay tutores que nunca están conforme con el entrenador, sus hijos o el árbitro y siempre hay una razón/sinrazón para echarles en cara delante de toda la grada cosas de este estilo, incluso a sus propios hijos, haciendo que cada día de entreno y de partido sea un suplicio y, estos son algunos ejemplos de lo que se suele oír por las gradas, independientemente del sexo y edad del espectador, aunque por desgracia hay muchos más:

-¡Míster! A ver si sacas más a mi hijo!

-A ver si te esfuerzas más.  Así no vas a llegar a ningún lado.

-¿¡Pero qué pitas, desgraciado!?

-¡Eres el mejor del equipo! ¡Un crack! ¡Ni Messi ni Ronaldo!

-“Fulanito” es un chupón. No os deja jugar a los demás.

Los principales agentes en la formación deportiva de los jugadores son, entre otros: los tutores (padres/madre/abuelos,….), entrenadores y compañeros. Habrían otros agentes pero vamos a centrarnos en la importancia de los tutores como agentes en todo este proceso deportivo de sus hijos.

Los tutores, pueden actuar de forma positiva o negativa, en el siguiente gráfico podéis ver el concepto e influencias de cada parte de ellas, para que sea más fácil para el lector:

 

¿Después de ver, leer y analizar las influencias positivas y negativas que podemos trasladarles a nuestros hijos, donde estaría la clave de todo ese proceso? La simbiosis entre ambas:

Una vez visto esta introducción, nos toca preguntarnos qué tipo de padres somos respecto a nuestros hijos. Seguramente, por el ego, algunos tutores se sentirán identificados con alguna de ellas pero no las reconocerá y/o buscará la que más se amolde a su objetivo respecto al jugador, flaco favor el que le está haciendo al niño, engañándolo y engañándose él, en lugar de rectificar a tiempo y disfrutar de un deporte tan bonito que se llama fútbol, donde hay una figura que sin duda alguna, es la maltratada por todas las iras, se equivoquen o acierten, porque siempre se equivoca para la grada, por tanto, al banquillo y, por extensión, a los jugadores, que no es otro que el ARBITRO, esa figura que sin ella se acabaría el fútbol.

Tipos de padres que nos podemos encontrar en este espectro llamado fútbol:

  • El padre taxista: Acompaña a su hijo, le deja en el entrenamiento, le recoge. Suele ser un padre al que los deportes le gustan bastante poco, pero le interesa que su hijo sea feliz.
  • Padres excesivamente protectores. Son especialmente madres pero también hay padres. Están muy encima de su hijo preocupados de que no le pase nada. Le prepara la ropa de entrenamiento en lugar de responsabilizarle de sus cosas. En los partidos, acude corriendo cuando se hace daño y utiliza siempre todo su ingenio para salvaguardar a su hijo de cualquier situación desagradable. Convierten a sus hijos en deportistas blandos, inmaduros y despistados.Es un tipo de padre bastante frecuente en los campos de fútbol y que hace mucho daño al niño sin darse cuenta de las consecuencias que tiene su forma de actuar.
  • El padre positivo: Anima, refuerza, se preocupa por cómo han ido los partidos. Le transmite entusiasmo sin presión. Felicita al chaval por el mero hecho de jugar y entrenar.
  • Padres desinteresados: Son aquellos que no muestran mucho interés por la práctica deportiva de sus hijos. No valoran lo mucho que puede enriquecer a su hijo una actividad de este tipo y no colaboran lo suficiente. Si pueden, hacen que el niño se desplace con unos amigos que también van al fútbol. No saben ni quién es su entrenador, ni conoce a los compañeros de su hijo. Les da igual que haga fútbol, violín y maracas. Lo que pretenden es tenerlo ocupado en su tiempo libre y quizá, de esta forma, tener tiempo para uno mismo.
  • El padre involucrado.
    Le gusta participar en las decisiones y propuestas del club.

    • Se interesa por la formación de los chavales o porque el centro obtenga ingresos.
    • Este tipo de padres son activos en la divulgación de valores en el club y participan con cualquier acción que pueda mejorarlo.
  • El padre pesado
    • Se pasa todo el día hablando de lo bien que juega, nada o corre su hijo y de que apunta maneras.
    • No presiona directamente al niño, pero sin querer le traslada que su valor como chaval está en el juego.
  • El padre entrenador:
    • Grita directrices desde la banda, corrige a su hijo cuando se monta en el coche, incluso contradiciendo las indicaciones del entrenador.
    • Genera confusión en el niño, que por un lado tiene una idea de juego que el profesional trata de inculcarle, y por otro, la versión de su padre o madre. En deportes como la natación, este padre está en la grada paseando de punta a punta de la piscina, cronómetro en mano, midiendo tiempos y apuntando en una libreta.
    • No es de recibo crear presión en el niño con distintos mensajes. ¿A quién cree que debería obedecer su hijo?

  • El padre que se cree Cholo Simeone
    • Trata de motivar, transmitir garra, le pide al hijo que se entregue, que se esfuerce, que se deje la piel en la cancha, que trabaje, que compita como si se le fuera la vida en ello.
    • Pero olvida algo muy importante: ni su hijo es un jugador de Primera División que tenga que ganarse la vida jugando ni él es el entrenador del Atlético de Madrid.
    • Solo consigue que su hijo pierda de vista los valores que le transmite el club, donde normalmente prevalece la generosidad por encima de la individualidad, disfrutar y aprender por encima de los resultados, y el juego limpio por encima de competir a cualquier precio.
  • El padre que resta en todos los sentidos:
    • Da gritos desde la grada,
    • Desacredita al míster,
    • Le dice a su hijo que no entiende por qué él no juega cuando sus compañeros son peores que él,
    • Se comporta de forma grosera con el rival,
    • Insulta al árbitro y otras impertinencias más.
    • Es el padre del que cualquier hijo se sentiría avergonzado.

Siempre hay una excusa cuando se pierde o cuando se gana y no tiene los minutos suficientes para ellos. Hay cientos de decálogos en las instalaciones deportivas que los tutores ven todos los días que van al centro deportivo, pero una cosa es ver y otra es leer y otra muy distinta LEER Y PONERLO EN PRÁCTICA.  Seguro que todos hemos visto este en alguna ocasión, aunque reitero, que hay muchos más.

Hay dos frases célebres que claves en todo este proceso y ninguno de ellos se dedican al bello deporte del fútbol, solo Biondi se dedica al deporte: nadador.

“Habla cuando estés enfadado y harás el mejor discurso que tengas que lamentar”,Ambrose Bierce

«Disfruta del viaje, y deja de preocuparte por la victoria y la derrota”,Matt Biondi

Aunque podríamos hablar de este tema tanto como para escribir un libro, no quiero extenderme más, pero si terminar mi artículo con una carta que cada vez que la leo y la oigo se me remueve el alma.

Y recuerde:

¡Usted es su padre, no su entrenador!

 

 

 

El Coronavirus (COVIP-19) ha supuesto a nivel mundial un cambio de hábitos radical en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

En el caso que nos centra, que es el fútbol, ya sea profesional, amateur y/o fútbol base, ya que cada uno de ellos tienen unas características diferentes movidos por el interés económico y la masa social que ello acarrea, sin ser importante cada uno de ellos en la cierta medida que uno lleva a lo otro, una cadena que siga hasta la cúspide.

En este artículo voy a centrarme más en el fútbol profesional por ser el que más importancia está cogiendo en el momento actual.

El modelo de entrenamiento varían considerablemente, los clubes adaptan sus entrenamientos a que los hábitos no se desmoronen en su totalidad, aunque no es, ni por asomo, la realidad existente en cada entreno es una maniobra orquestal dirigida por un director de orquesta (entrenador/director técnico).

En función de las capacidades de cada club, ponen a disposición de sus jugadores medios para que la adaptación o readaptación sea lo menor traumáticamente posible. Unos clubes añaden material individualizado a sus domicilios para que tener un entrenamiento común y así no perder esos horarios y hábitos alimenticios que no superen su peso corporal durante esta pandemia.

Ahora está todo en suspense hasta que no se controle esta pandemia, pero aun así hay países, que están siendo benévolos con ellos, en el que se les permite jugar partidos a puerta cerrada o a puertas abiertas, con miles de personas expensas a contagios.

Por encima del fútbol están los intereses económicos, patrocinios, marcas,………, y algunos aprovechan que sea la única liga con espectadores para que aumente su popularidad a expensas de sacrificar vidas humanas.

A nivel sociológico, ¿cómo afecta esta cuarenta a las relaciones con sus compañeros, staff técnico, miembros del club, junta directiva, aficionados,…, y cuando aún más, no se sabe la fecha de finalización de la misma y si será idéntica en todos los países, cosa que es improbable en función de la fecha de entrada del COVID-19?

El nivel psicológico y sociológico debe ir casi unidos de la mano, porque los cambios de ánimo no solo afectan a la persona sino al resto de compañeros y compañeras que están alrededor de ellos en estos momentos tan especiales y familiares en general.

Una persona de alto rendimiento, acostumbrada a unos altos ritmos de preparación física y unos hábitos de alimentación estrictos y diarios y cambia de forma repentina a realizarlo en su domicilio, con lo cual el ritmo de entrenamiento disminuye y el objetivo ya no es mantenerse sino no perder parte de esa forma física existente y estructurada durante la temporada.

Todo esto hace que se produzca un cambio en el cuerpo, a nivel de neurotransmisores, hormonas, que llevan al tan indeseado cambio anímico, que deberá adecuarse con la ayuda de los miembros del club que lleven ese plan específico.

El tópico ahora es que el deportista es una persona saludable y que durante lo que dure la cuarentena debe de mantener esa vida saludable, lo que no le será de mucho esfuerzo si está habituado a realizarlo; importante es por tanto.: cuidar los horarios de descanso, sueño, alimentación, aseo, actividad, plan de entrenamiento en casa, en definitiva, todo esto y además y no menos importante, sentirse bien y hacer cosas que le motiven.

La sociedad trata a los grandes jugadores como héroes y ahora les piden un gesto de solidaridad que respondan a esta pandemia con acciones directas; muchos de ellos ya lo están haciendo y los clubes igual, como parte en deuda por todo lo recibido por esta sociedad.

En España, cada club a su nivel aporta su granito de arena, al igual que muchos del resto del mundo, reduciéndose un 70% de su sueldo para que no se repercutan el ERTE a aquellos trabajadores menos beneficiados económicamente del club. Otros, hacen donaciones para luchar contra el coronavirus.

El fútbol no es un deporte individual sino de equipo/grupo, aunque actualmente hay muchos jugadores egocéntricos en equipos no profesionales y semiprofesionales que por ese motivo no triunfan en el fútbol profesional. Hay una frase mítica de Michael Jordan que dice: “El Talento gana partidos, pero el Trabajo en Equipo y la Inteligencia ganan Campeonatos”, esa es la clave de todo este proceso y tendremos que generar una regeneración o minipretemporada después de todo este confinamiento, por eso, empezar a competir es contraproducente para el estado de salud de los jugadores, provocándose lesiones psicosomáticas y pos-traumáticas por la gran avalancha de partidos que se prevén.

Otro problema añadido que tenemos son los contratos que acaban el 30 de junio, aunque se ha hablado mucho sobre el tema pero sin nada concreto, incluso en superar ese límite para terminar las competiciones y retrasar el inicio de la nueva liga para cuadrar vacaciones, previa a un año 2021 con unas Olimpiadas y un Campeonato de Europa de Selecciones, que harán masificar las jornadas ligueras y las competiciones internacionales. El caso de jugadores firmados se podrían solucionar pero aquellos jugadores cedidos que se nieguen, habría un gran problema con ellos. Hay cosas que están en el aire y es inevitable hacer conjeturas, solo propuestas y hablar en voz alta, porque día a día salen noticias nuevas al respecto.

La misma FIFA ultima una solución que pasa por alargar los contratos hasta la conclusión de las ligas y por adecuar las ventanas de fichajes. Pero aquí tenemos un gran problema y agravio y es el siguiente, en no todos los países del mundo, las ventanas se producen en el mismo periodo de tiempo: Europa, Asia, Oriente Medio, América, son completamente diferentes y con sistemas de competición que varían mucho de la Europea, aunque sea esta la fijación por su nivel inmensamente económico que maneja, con márgenes multimillonarios si no se llega a una normalidad y una finalidad de las competiciones.

Lo que no es de recibo es que el máximo organismos mundial del fútbol, la FIFA permita a países como NICARAGUA Y BIELORRUSIA, Federaciones Asociadas a ella, permitan jugando partidos de fútbol. Nicaragua a puerta cerrada y en Bielorrusia a corazón abierto, habiendo víctimas por el COVIP-19.

Palabras como las del Presidente de Bielorrusia dice mucho de su irresponsabilidad como mandatario de un país:“Los campos curan a todo el mundo

El presidente bielorruso, Aleksandr Lukashenko, sostiene que el país no necesita tomar ninguna gran medida para contrarrestar la propagación del virus, a pesar de que ya hay más de 100 personas contagiadas. “Estas cosas pasan. Lo más importante es no entrar en pánico”, afirmó el mandatario para añadir que “la gente trabaja en tractores” y que “nadie habla del virus”. “En los pueblos, el tractor cura a todo el mundo. Los campos curan a todo el mundo”, ha apuntado Lukaskenko. “Alcohol, sauna y deporte de hielo”, son los remedios mágicos del presidente de Bielorrusia para luchar contra el virus.

Deportes de hielo, y también fútbol. Y es que la Vysheyshaya Liga —como se conoce a la primera división de fútbol de Bielorrusia— se sigue disputando con total normalidad, con presencia de aficionados en las gradas.

En Nicaragua, a puerta cerrada

Aunque Nicaragua tiene menos de 10 casos de coronavirus confirmados, y el Gobierno no ha tomado medidas preventivas como lo han hecho la mayoría de los países, la liga nacional ha decidido que su principal campeonato (Liga Primera) continúe sin la presencia de público.

El Juventus Managua lidera el campeonato, pero su delantero paraguayo Fernando Insaurralde ha decidido rescindir su contrato con el club ante la amenaza del coronavirus, según informa el diario ABC Color de Asunción. En Nicaragua «hay pocos casos confirmados, pero sé de muchas personas que están con problemas y también me consta que el Gobierno está ocultando información. El 20 por ciento de la gente está quedándose en su casa, pero para la mayoría la vida sigue igual, anda por la calle sin importar el horario. Todo normal», ha dicho Insaurralde.

Por su parte, el diario El Español recoge unas declaraciones de Pablo Gállego, delantero oscense de 26 años que juega en el Managua Fútbol Club, asegurando que «en Nicaragua si te confinas, mueres de hambre«. «La gente vive del día a día ya que hay muchos puestos de trabajo independientes. Si dejas de trabajar, dejas de facturar», ha señalado el único jugador español que milita en la liga nicaragüense, adonde llegó en 2018 tras haber jugado en países como Grecia y Albania.

Estamos en un momento globalizado en el que los sistemas políticos están por encima de todo cuando se está hablando de salud pública de los conciudadanos y la FIFA como máximo organismo debería de oficio anular cualquier tipo de evento de este tipo hasta nueva orden consensuada.

Lo que sí está bien claro es que la FIFA tendrá que poner en marcha una serie de medidas económicas reales para realzar el nuevo fútbol y, no desde el alto rendimiento, sino desde las bases, que es la más tocada y mermada que se va a quedar después de toda esta pandemia.

Este artículo que sigue a continuación, aunque con mis dudas, por quien será llevado a cabo, ya que sabemos que en ciertos países, los fondos se transfieren a fondos perdidos, me parece interesante:

Os dejo algún enlace para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones, aunque yo sea un poco iluso en cómo se repartirán estas partidas:

Después de pasar todo esto, las cosas van a dar un cambio muy brusco a todos los niveles: personales, interpersonales, profesionales, deportivos…., y que hay que recomponer el fútbol desde las bases con pilares sólidos y de crecimiento reales.

Justo antes de cerrar este artículo me ha llegado a través de un periódico de prensa deportiva española de que en China ya tienen la vacuna efectiva y probada en humanos, como hay tantos bulos, no sé si será cierta, pero la comparto por si esto llega a su fin, que es lo que todos esperamos y deseamos.